Adictos al cigarrillo

Dos tipos adictos al cigarrillo deciden caminar hasta la cima de una montaña, cada cual con sus cigarros aparte. Sin embargo, uno de ellos se acabó más de la mitad de sus tabacos de subida. De regreso, al no quedarle ninguno, decide pedirle a su compañero, pero aquel se niega argumentando que le quedaban pocos. Tanto insiste, que el otro accede a darle un cigarro con una condición: que se baje los pantalones y se deje follar.
-¿Qué pasó, compadre?, ¡no que nosotros muy hombres!.....

Tanta era la necesidad de nicotina, que después de un rato acepta. Tiempo después pide otro tabaco aceptando el trato. Ya casi para llegar, nuevamente pide otro cigarrillo.
-Lo siento, ya no traigo.
Bajándose los pantalones, el mas vicioso le contesta :
-No importa, me lo das en el pueblo.

Compartir este  Chiste con tus amigos

5 de Noviembre, 2008
7404 visitas

Comentarios

Valoración

0 / 10
0 voto/s
Valorar