Alcoba Conyugal

En la alcoba conyugal, la sensual esposa recibe al marido Juan a las tres de la mañana diciéndole:

Juan:

• Desabrocha mi blusa y déjala sobre la cama.
Sí.

• Ahora el sostén y ponlo en la silla.
Claro.

• Deja mi falda en el ropero.
Bueno.

• Ahora mis pantys en el cesto.
Ya está.

• ¡Y que sea la última vez que te pones mi ropa, maricón de mierda!

Compartir este  Chiste con tus amigos

30 de Octubre, 2007
1758 visitas
chistes de homosexuales, conyugales, chiste chistoso

Comentarios

Valoración

0 / 10
0 voto/s
Valorar