Alcoholemia

Tras una prueba de alcoholemia, el guardia civil enseña el alcoholímetro al conductor, al tiempo que dice en tono amenazador:

-¡4,45! !Qué vergüenza!, ¿le parecera bonito!
El conductor, con cara de terror, se lleva las manos a la cabeza y responde:
-¡Dios mío, las cinco menos cuarto, mi mujer hoy me mata!

Compartir este  Chiste con tus amigos

7 de Marzo, 2008
4392 visitas
alcohol, prueba

Comentarios

Valoración

4.50 / 10
2 voto/s
Valorar