Camarero obediente

Un hombre sin brazos llega a un bar y le pide al camarero que le sirva un trago y que se lo ponga en la boca hasta que termine. El camarero obediente le hace caso, hasta que el hombre se queda muy borracho.
Cuando termina le dice que saque su billetera, pague los tragos y tome una buena propina. Otra vez el camarero obediente hace lo que le piden.... Pero el hombre sin brazos tiene un último pedido:

- Camarero, dígame ¿donde está el baño? ya me orino.
- El más cerca está como a 5 cuadras de aquí señor...

Compartir este  Chiste con tus amigos

6 de Octubre, 2010
4193 visitas
chistes, camareros, obediente, baño, tragos

Comentarios

Valoración

8 / 10
2 voto/s
Valorar