Cura evangelizando

Un día un cura, salió a evangelizar a unas montañas lejanas.
Después de esto estaba caminando de vuelta al templo pero tenía demasiado hambre,

entonces mira a lo lejos una cabaña donde hay muchas manzanas en el jardín, y él las mira, y dice que delicia, acercándose tomó una y estaba a punto de comerla, cuando se acuerda que hay que darle gracias a Dios por la comida de cada día.
Entonces orando dice: El señor es mi pastor nada me faltará.
Y el Dueño sale de pronto de la casa con un rifle en la mano y le dice:
¡¡Y en verdes pastos te hará descansar!!

Compartir este  Chiste con tus amigos

14 de Abril, 2011
15969 visitas
chistes, curas, monjas

Comentarios

Valoración

7 / 10
1 voto/s
Valorar