Dos buscando a sus esposas

Dos hombres que se movían muy de prisa y muy preocupados en los estrechos pasillos del supermercado con sus carritos de compras, chocan uno a otro estrepitosamente ¡¡¡cuas!!!!: “Perdóneme usted por favor, es que busco a mi esposa” dijo uno de ellos. “Pero que coincidencia yo también busco a la mía y ya estoy desesperado” el segundo respondió. “Bueno, tal vez nos podamos ayudar, he visto muchas damas por aquí, ¿Cómo es su esposa?” “Es alta, de ojos expresivos, pelo castaño claro, piernas muy bien torneadas, esbelta, pechos firmes, en fin muy guapa…¿y la suya?” ”Olvídese de la mía, vamos a buscar a la suya…”

Compartir este  Chiste con tus amigos

23 de Julio, 2011
3419 visitas
chistes, esposos, esposas,

Comentarios

Valoración

0 / 10
0 voto/s
Valorar