El perico de mala nota

Mientras Bill, Hillary y Chelsea estaban de vacaciones en camp david, el sirviente de la casa blanca quedó encargado de cuidar al perico de la familia.

No hacía ni dos días que se fueron los amos cuando, sorpresivamente el perico fue hallado muerto en el fondo de su jaula.

El sirviente se dio cuenta de la melancolía que esto traería a dicha familia y se dio a la tarea de hallar un reemplazo de la tan amada mascota, y emprendió a recorrer las tiendas de Washington.

Después de tres días de una búsqueda desesperada halló un duplicado casi exacto de la mascota.

Cuando hacía el trato para comprar el animalito, el dueño de la tienda creyó su obligación comunicarle que el perico había pertenecido inicialmente a una distinguida madam, dueña de varias casas de mala nota.

El sirviente replicó que eso nadie lo sabría, y se llevó el perico a la casa blanca. En la mañana que siguió al retorno de las vacaciones de la familia presidencial, Chelsea pasó por el dormitorio donde estaba el perico y el perico dijo:
- muy joven.

Al poco rato entró Hillary y el perico dijo:
- muy vieja.

Ese día, en la tarde el presidente entró a la sala y el perico dijo:
- hola, Bill

Compartir este  Chiste con tus amigos

4 de Diciembre, 2008
2988 visitas
perico, bill, hillary, chelsea, chistes

Comentarios

Valoración

6 / 10
1 voto/s
Valorar