El timbre

Es una viejita esta parada fuera de una casa tratando de tocar un timbre, pero no lo alcanza, un señor amablemente se ofrece:
- Señora, buenos días ¿En que puedo ayudarle?

- Por favor joven, ayúdeme a tocar el timbre.
El señor toca el timbre y pregunta:
-Ya señora ¿Ahora qué?
- ¡A correr!

Compartir este  Chiste con tus amigos

15 de Febrero, 2010
2345 visitas
timbre, viejita, señor

Comentarios

Valoración

0 / 10
0 voto/s
Valorar