El Trapeador

Cierta noche estaban la mamá y su hijo en casa.
El niño derramó la leche, y su mamá le ordenó que limpiara con el trapeador, el cual estaba en el patio.

El niño abrió la puerta, y la mamá se percató de que él tenía miedo, y ella le dijo cariñosamente:
No temas, hijo. Dios está en todas partes, inclusive en la oscuridad de la noche. Entonces el niño gritó hacia el patio:
¡Dios! ¡Me pasas el trapeador por favor!

Compartir este  Chiste con tus amigos

21 de Junio, 2009
4406 visitas
chistes de curas y monjas, niño, mamá, trapeador

Comentarios

Valoración

8.33 / 10
3 voto/s
Valorar