Enviado de Dios

En el manicomio, un loco gritaba:
¡Yo soy el enviado de Dios!
Se le acerca otro loco y le dice:
No, ¡Yo soy el enviado de Dios!...

Y así, los dos locos discuten.
Entonces, se acerca un tercer loco, y les pregunta:
¿Qué pasa aquí?
Y el primer loco dice:
¡Yo soy el enviado de Dios!
Y el segundo dice:
No, ¡Yo soy el enviado de Dios!
Entonces, el tercer loco dice:
Un momentito, ¡Yo no he enviado a nadie!

Compartir este  Chiste con tus amigos

8 de Abril, 2008
8610 visitas
enviado, dios, manicomio, discusion

Comentarios

Valoración

10 / 10
2 voto/s
Valorar