Hombres en el cielo

Resulta que para entrar al cielo, había una entrada para hombres y una para mujeres.

Por la entrada de hombres, había dos puertas, una con un letrero que decía: MI MUJER MANDABA EN MI CASA; y otra con un letrero que decía YO MANDABA EN MI CASA. Y como es de suponerse, en la primera puerta, había una cantidad enorme de hombres esperando, mientras que en la segunda puerta, no había nadie.

Hasta que de repente, al llegar al cielo, uno de los interesados por pasar, tomó la opción de entrar por la segunda puerta. Todos los presentes se sorprendieron muchísimo, y cuchicheaban entre sí, hasta que por fin alguien se animó a ir a preguntarle al recién llegado el por qué había elegido esa puerta, a lo que el hombre respondió:

• Es que mi mujer me dijo que me formara aquí.

Compartir este  Chiste con tus amigos

6 de Noviembre, 2007
942 visitas
chistes en la red, chistes feministas, chistes cortos

Comentarios

Valoración

0 / 10
0 voto/s
Valorar