Imitando al gato

Era una vez dos prisioneros y que al día siguiente empezaban cadena perpetua. Y le dice el listo al tonto:
Coge aquella lima y cuando se acueste esta gente nos ponemos a limar.
Dice el tonto:
- ¡Venga, vale!
Se pone el listo a limar las rejas de la cárcel y se despierta el guardia y dice:
- ¿Quién anda ahí?
El listo dice:
- ¡Miau!

Y dice el guardia:
Ah, ese es el gato de siempre.
Ahora se pone a limar el tonto y dice el guardia:
- ¿Quién anda ahí?
Y dice el tonto:
- ¡Otro gato!

Compartir este  Chiste con tus amigos

21 de Marzo, 2010
2506 visitas
ladrones,presos,gatos

Comentarios

Valoración

0 / 10
0 voto/s
Valorar