La ropa de mi mujer

En su dormitorio, estaba la sensual esposa y recibe a su marido a las 4 de la mañana diciendole:

- Desabrocha mi blusa y déjala en el cesto.
- Si
- Ahora el sostén y ponlo en la silla.
- Claro.
- Ahora mi falta en el ropero.
- Bueno.
- Y mis pantys en el cesto.
- Ya está.
- ¡Y que sea la última vez que te pones mi ropa, maricón de m!

Compartir este  Chiste con tus amigos

20 de Agosto, 2010
5791 visitas
chistes, de homosexuales, maricon

Comentarios

Valoración

4 / 10
1 voto/s
Valorar