Lengua quemada.

Un hombre va al restaurante, el camarero le trae su pedido y el dice:

- Señor está demasiado caliente.
Entonces mete la mano en la sopa, y se lleva el dedo a la boca y dice.
- Carajo, está caliente me he quemado la lengua.

Compartir este  Chiste con tus amigos

3 de Septiembre, 2010
1817 visitas
chistes, chistes de camareros, camareros, comida caliente

Comentarios

Valoración

0 / 10
0 voto/s
Valorar