Nerviosismo

El nuevo sacerdote de una parroquia estaba demasiado nervioso en su primer sermón que casi no pudo hablar. Antes de iniciar la segunda homilía, le preguntó al monseñor cómo podría hacerle para relajarse y éste le sugirió que la próxima vez que subiera al púlpito pusiera un poco de vodka en el agua y que después de unos sorbos se sentiría más relajado.



Al siguiente domingo, puso el consejo en práctica y sintió que podía hablar incluso en medio de una tormenta; se sentía de maravilla. Después de regresar a la rectoría de la parroquia encontró una nota del monseñor:

Querido padre:

1. La próxima vez, tome sorbos en lugar de tragar.
2. Son 10 los mandamientos, no 12.
3. Fueron 12 los discípulos, no 10.
4. No nos referimos a la Cruz como "aquella T grandota".
5. No nos referimos a nuestro Salvador Jesucristo y sus apóstoles como "JC y su banda".
6. David derrotó a Goliat, nunca le pateó el fondillo.
7. No nos referimos a Judas como el culero.
8. El Papa es sagrado, no castrado, y no nos referimos a él como "El Padrino".
9. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo no son Papi, el Junior y el Aparecido.

Atte. Monseñor

Compartir este  Chiste con tus amigos

2 de Noviembre, 2009
3092 visitas
chistes de curas y monjas, sacerdote, sermón, homilía, vodka, tormenta, monseñor

Comentarios

Valoración

8.50 / 10
2 voto/s
Valorar