¡Que se muera el Presidente!

Un día el presidente estaba caminando por la calle y escucha que de una ventana alguien grita:
- ¡Que muera el Presidente!
Se acerca y cuando se fija, se da cuenta que era un loro. Toca la puerta de la casa y le dice a la dueña que al día siguiente pasará por ahí y no quería escuchar al loro decir eso.

La mujer preocupada va donde el cura y le cambia su lorito por el loro que tenían en la parroquia.
Al día siguiente el presidente pasa por ahí y no escucha nada, asombrado se acerca a la ventana y le dice al loro:
- ¿No vas a decir que se muera el presidente?
- ¡Que Dios te escuche hijo mío, que Dios te escuche!

Compartir este  Chiste con tus amigos

3 de Diciembre, 2010
3015 visitas
chistes, politica, politicos, presidente, loro, animales, cura, sacerdote

Comentarios

Valoración

0 / 10
0 voto/s
Valorar