Rojo, amarillo y azul

El cura tenía un loro muy travieso. Un día van a visitarlo tres monjas, y el loro zarpado se tira debajo de sus hábitos y comienza a gritar:
- Rojo, amarillo y azul...
Al día siguiente van otra vez y el loro otra vez comienza a gritar:
- Negro, verde, morado...

En otra ocasión las monjas vuelven a ir, y una vez más el loro se mete debajo de sus hábitos... esta vez el loro comienza a gritar:
- Lacioooo... onduladoooo.... rubiooo

Compartir este  Chiste con tus amigos

13 de Febrero, 2011
5575 visitas
chistes, curas, monjas, religion, convento, bragas, habito

Comentarios

Valoración

7 / 10
1 voto/s
Valorar