Solterona

A una solterona de 50 años mientras estaba sentada en una mecedora, al tiempo que acariciaba un gordo y panchorriento gato, se le presenta su hada madrina que le ofrece tres deseos.

-Quiero ser una mujer rica - pide.
-Concedido - dice el hada y le llena la casa de oro.
-Quiero ser otra vez aquella bella señorita que fui.
-Concedido - y rejuvenece por arte de la magia.
-Quiero que mi gato se convierta en un príncipe azul.
Y un joven musculoso de facciones perfectas y ojos azules como el océano le acaricia la frente y le dice:
- Seguro que ahora te vas a arrepentir de haberme castrado.

Compartir este  Chiste con tus amigos

14 de Marzo, 2008
3260 visitas
solterona, gato, hada deseos

Comentarios

Valoración

6 / 10
1 voto/s
Valorar