Sospecha

Una vez en una cárcel un preso le dijo a un guardián:
- Disculpe, anteayer deje mi cepillo de dientes en la cama y me lo robaron. Ayer deje mi peine en la cama, y otra vez me lo robaron, y hoy resulta que dejo mis calcetines y también me la robaron,
¿Sabe de lo que sospecho?

Y el guardián dice:
- No, ¿qué sospechas?
Entonces el preso le responde:
- Pues empiezo a sospechar que aquí en la cárcel hay ladrones.

Compartir este  Chiste con tus amigos

9 de Noviembre, 2009
2239 visitas
chistes de ladrones, cárcel, preso, guardián, cepillo, peine, calcetines

Comentarios

Valoración

7 / 10
1 voto/s
Valorar