Test de alcoholemia

El policía de tránsito detiene a un auto que va a alta velocidad, y cuando lo para ve que un borracho está conduciendo. Decide hacerle un test de alcoholemia. Al terminar le enseña el alcoholímetro al conductor, diciendo:

-¡4,45! !Qué vergüenza! ¿Acaso le parece bonito?

El borrachín, muy angustiado, se lleva las manos a la cabeza y contesta:

-¡Dios mío, las cinco menos cuarto, mi mujer me va matar!

Compartir este  Chiste con tus amigos

10 de Octubre, 2011
26529 visitas
chistes, borrachos, policia, test, alcoholimetro, conductor, mujer

Comentarios

Valoración

8.66 / 10
6 voto/s
Valorar