Un buen asilo de ancianos

Un hombre lleva a su anciano padre a un asilo de ancianos para hacerlo ver. El hombre sienta a su padre en un sofá del pasillo principal y va a hablar con los administradores.
El viejo empezó a inclinarse lentamente hacia la izquierda. Un médico se acercó y dijo: "Déjame ayudarte". El doctor apila varias almohadas en el lado izquierdo del anciano para que quede recto.

El anciano empezó a inclinarse lentamente hacia la derecha. Un asistente se dio cuenta y le pone varias almohadas a su lado derecho para que se mantenga derecho.
El viejo comenzó a inclinarse hacia adelante, cuando una enfermera se acercó y apila varias almohadas delante de él. Para eso, el hijo regresó.

”Bueno, papá, ¿no es este un lugar agradable? "
El anciano respondió: "Creo que sí, está bien, pero ellos no me dejan tirar un pedo".

Compartir este  Chiste con tus amigos

2 de Septiembre, 2009
2513 visitas
chistes de viejecitos, asilo de ancianos, asilo

Comentarios

Valoración

0 / 10
0 voto/s
Valorar