Viejitas en la misa

Dos amigas viejitas estaban en una misa muy muy larga.

Tras pasar mucho tiempo sentadas, una le susurra a la otra:
- Tengo las nalgas dormidas.
La amiga responde:
- Sí, ya sé, las he oído roncar tres veces…

Compartir este  Chiste con tus amigos

19 de Septiembre, 2009
5821 visitas
chistes de viejecitos, amigas, misa, nalgas

Comentarios

Valoración

0 / 10
0 voto/s
Valorar