Viejito millonario

Un viejito muy sordo y muy rico, compra uno de esos novedosos aparatos modernos para oír.

Quince días más tarde vuelve muy contento a la tienda donde realizó su flamante adquisición y se deshace en elogios para el mismo.
- Ahora oigo perfectamente, incluso lo que se habla en la pieza de al lado.
- Su familia debe estar muy contenta.
- No lo sé, ya que no les he dicho de este aparato, pero ya he cambiado cuatro veces mi testamento.

Compartir este  Chiste con tus amigos

19 de Septiembre, 2009
1851 visitas
chistes de viejecitos, sordo, rico, oír, familia, testamento

Comentarios

Valoración

0 / 10
0 voto/s
Valorar