Violinistas

Van dos hombres en el Orient Express, en el mismo vagón, solos... Pasa la mañana... pasa la tarde... pasa la noche... y cuando llega el amanecer le dice uno al otro:

- Oiga... ¿usted de dónde es?...
- Coño... yo soy de Bilbao, ¡ostia!
- ¡Ay va la Virgen!...qué casualidad... ¡yo soy de Santander!
- Ostia tú... ¡los dos del Norte!...- ¿Y usted a qué se dedica?
- ¿Yo? soy violinista...
- ¡Me cago en la puta!...que puñetera casualidad... ¡yo también!

- No puede ser... ¿tú también violinista?...Pues yo toco el violín de cajones, te lo advierto...
- Para buen violinista yo, tío, ¡soy el mejor de España!
- ¿Tú el mejor de España? ¡Vamos hombre, si yo soy el mejor de Europa!

• Mira tío... fíjate si yo tocaré la hostia de bien, que cuando toco el violín en la iglesia de mi pueblo, en Santander, la Virgen de madera llora.

• Para violinista de cagarse yo, que el otro día toqué el violín en la Catedral de Bilbao y de lo bien que lo hice, bajó Jesucristo de la cruz, me dio un abrazo y me dijo: "Eso sí es tocar y no lo que hace el cabrón de Santander que hace llorar a mi madre"

Compartir este  Chiste con tus amigos

6 de Noviembre, 2007
2736 visitas
Chistes vascos, chistes gratis, chistes cortos

Comentarios

Valoración

0 / 10
0 voto/s
Valorar